¿Qué pasos debo seguir al tener una lesión?

Hasta los deportistas de alto rendimiento se encuentran en riesgo de sufrir una lesión, podemos prevenirlas o disminuir el riesgo pero nunca las evitamos completamente. Existen diversas causas desde un mal calentamiento, una caída o sobre entrenamiento que sucede más de lo que uno cree.      

 Enseguida te enlistamos cómo superar una lesión deportiva independientemente del grado.

1.- En principio, no subestimes el dolor.
Mientras tu cuerpo se adapta al ejercicio es normal que tengas ciertas molestias leves, las cuales no impiden que sigas tu vida normal y con el tiempo tu cuerpo se acoplará a los incrementos de rutina. Si realizas un calentamiento pertinente al inicio y una sesión de estiramiento al final, no debieras tener molestia alguna.
Sin embargo, en muchas ocasiones nos acostumbramos a dolores que con el tiempo se convierten en lesiones crónicas. El no detener el ejercicio a tiempo puede agravar la situación.
No abuses de analgésicos o pomadas, éstos enmascaran el dolor que después podría repercutir en una lesión grave.

2.- Acude con un especialista y realiza una valoración médica.
En ocasiones el descansar unos días funciona para las lesiones leves, pero si el dolor persiste acude con un médico. Nunca está de más la atención de un especialista.
Explica detalladamente al médico la forma en que te lesionaste, el ejercicio que realizas, la molestia que tienes y el tiempo que ha transcurrido. Entre más información le des será más certero su diagnóstico.


3.- Cumple con las recomendaciones del médico.
Pregunta el tiempo de recuperación, las repercusiones y aunque te sientas bien antes de tiempo, sigue las indicaciones al pie de la letra.

4.- No presiones tu regreso, ten paciencia.
Una lesión por mínima que parezca requiere de tiempo para sanar, esperar el tiempo necesario facilitará la reincorporación a la actividad. La rehabilitación o reposo es fundamental, sea muscular o algo más grave se debe dejar descansar al cuerpo.
No intentes acelerar el proceso podrías recaer o agravar la lesión. Es mejor que una lesión se resuelva en una primera intención así evitas una recaída en breve. Al cumplir el tiempo de reposo es normal pasar por un proceso de adaptación. El ejercicio debe ser progresivo, no intentes regresar y realizar las series o intensidad donde te quedaste. De preferencia acude con un fisioterapeuta, él te adaptará ejercicios de acuerdo a tu capacidad física y evaluará los movimientos que puedes realizar. Una rutina específica al tipo de lesión se centra en recuperar tu nivel en el tiempo adecuado.

5.- No tengas miedo
Aparte de la adaptación física puede existir cierto temor a lesionarnos nuevamente, es normal y por eso debes graduar los entrenamientos.
No te culpes por lo sucedido, al contrario, piensa positivamente y confía en ti mismo. La motivación es importante en el deporte, ayuda a sentirnos más seguros.

6.- Identifica el error y trata de que no suceda nuevamente.
Aprende a escuchar a tu cuerpo, saber hasta dónde eres capaz de llegar, los movimientos que puedes hacer y tu capacidad de carga.
No olvides los motivos o la fuente de la lesión (e.g. falta de concentración, calentamiento) para que no vuelva a ocurrir.

En la Universidad Pedagógica Nacional, a través de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria, específicamente Cultura Física y Deportes te ofrece el servicio Cuidado de la salud a cargo de Rosalba Domínguez González
Médico Cirujano y Partero. Egresada del ESM (IPN). Los horarios de atención son de lunes a viernes de 12 a 19 horas dentro del Gimnasio UPN. Los requisitos son contar con la credencial de “Cultura Física y Deportes”.